El Gobierno repudió la filtración de fotos del proceso de identificación de soldados muertos en Malvinas

El Gobierno expresó hoy, a través de la Secretaría de Derechos Humanos, su “máxima preocupación” y “más enérgico repudio” por la revelación pública de algunas fotos del procedimiento de identificación de los soldados enterrados en el Cementerio de Darwin, en las Islas Malvinas.

“Entendemos que es un tema de altísima sensibilidad y dolor para los familiares involucrados y para todos los argentinos”, dijo el organismo que conduce Claudio Avruj a través de un comunicado. Inmediatamente de conocido el hecho, la Secretaría instó “a las autoridades de Cruz Roja Internacional a que investiguen el mismo y extremen las medidas de seguridad del procedimiento, toda vez que son los responsables y garantes de las tareas que se están desarrollando en el lugar”.

“El Gobierno evalúa iniciar las acciones legales pertinentes ante cualquier uso indebido de las imágenes y no duda en calificar como miserable la conducta de quienes puedan estar especulando con la posibilidad de obtener un rédito económico por su difusión”, advirtió el organismo.

Identificación de cuerpos

La Secretaría de Derechos Humanos reivindicó “el carácter humanitario” de la iniciativa, que, según recordó, “sólo tiene como fin honrar la memoria” de los “héroes de Malvinas y ayudar a sus familiares a mitigar el dolor con la certeza que pueda llegar a brindar la identificación de los restos de sus seres queridos”.

Las tareas de identificación forense de los soldados argentinos enterrados en las Islas Malvinas comenzaron el 20 de junio. “Los familiares de los caídos en los conflictos armados tienen derecho a que los restos de sus seres queridos sean identificados, tal como lo exige el derecho internacional humanitario”, expresó ese día Laurent Corbaz, jefe del proyecto del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

El organismo resaltó en esa ocasión que trataría “estos restos mortales con el máximo respeto a lo largo de toda la operación. Todos los restos exhumados se colocarán en ataúdes nuevos y volverán a inhumarse en el mismo lugar en el que se encontraban. Finalizado el proyecto, se restablecerá el estado original del cementerio”.

Durante el conflicto bélico de 1982 entre el Reino Unido y Argentina murieron 649 soldados argentinos, de los cuales 234 fueron enterrados en Darwin, un pequeño poblado ubicado a 68 kilómetros de Puerto Argentino. De esos 234 soldados, 123 son los que resta identificar.

Categorias: Noticias

Etiquetas:

Deja una respuesta