Venezuela, en la agonía final de su democracia

CARACAS. Hoy es un día clave para el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Entre grandes protestas y amenazas de sanciones estadounidenses que agravarán la crisis económica, el Gobierno intentará con las urnas elegir a los 545 integrantes de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y así consolidar su poder en el país.

La idea es reescribir la Constitución, lo que desató las fuertes críticas de la coalición opositora, que convocó para hoy a tomar las principales vías del país.

Las protestas cumplieron hasta ayer 120 días y ya arrojaron el trágico resultado de 114 muertos.

Además, la elección de hoy deja más solo aún al chavismo a nivel internacional, ya que la mayoría de los estados del mundo criticaron la Constituyente; incluso el Vaticano marcó distancia.

Unos 230 mil militares y milicianos fueron desplegados en todo el país para custodiar los 14.515 centros de votación, según el ministro de la Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López.

En los comicios competirán 5.500 candidatos. La oposición no se inscribió y llamó a los venezolanos a abstenerse.

Tensa calma

El ambiente que se registraba ayer en Caracas era de una tensa calma, ante el bloqueo de algunas vías que mantienen los opositores, sobre todo en el este de la capital venezolana.

Otras protestas se sucedieron también en ciudades del interior, como es el caso del estado sudoccidental del Táchira, donde se registraron hechos irregulares en 21 centros de votación asediados por manifestantes opositores. 
Allí se destruyeron ocho máquinas de votación, según reportaron las autoridades.

“Estoy en contra de la Constituyente porque nos va a quitar la poca libertad que nos queda”, indicó José López, un estudiante universitario de 20 años, mientras resguardaba una barricada al este de Caracas.

El joven aseguró que de elegirse los miembros de la Asamblea Constituyente, van “a seguir en las calles para que esto cambie de alguna manera”.

Maduro, un exchofer de autobús asumido como heredero político del fallecido presidente Hugo Chávez, lanzó en mayo el proceso constituyente para hacer frente a la crisis política desatada un mes antes, a raíz de dos sentencias del Tribunal Supremo de Justicia contra la Asamblea Nacional –de mayoría opositora– que luego fueron revertidas.

El Gobierno asegura que con el proceso constituyente se abrirá un período de paz y de diálogo en el país. Pero la propuesta dividió más a la nación caribeña y generó posiciones encontradas entre los propios venezolanos.

“Quiero salir de eso (la votación) y ver si esto se acomoda o se pone peor”, afirmó Guillermo Torrealba, un pensionado de 73 años, quien admitió ayer que estaba dispuesto a sufragar hoy con la esperanza de que el país saliera de la crisis.

Hoy Venezuela registra una inflación de tres dígitos; una severa escasez de alimentos, medicinas y otros bienes básicos, y una fuerte contracción de la economía.

Rechazo internacional

En un intento por boicotear la elección, la coalición opositora realizó el 16 de julio pasado un simulacro de consulta en el que 7,5 millones de venezolanos rechazaron la reforma de la Constitución.

En tanto el Parlamento, integrado principalmente por la oposición, llamó ayer a la comunidad internacional a desconocer el resultado de los comicios. De hecho, el presidente de la Comisión de Política Exterior, Luis Florido, envió un comunicado a las principales cancillerías del mundo.

Esto hizo que algunos países, entre ellos Estados Unidos, exhortaran a Maduro a suspender la Asamblea Constituyente. El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, ratificó que Washington aplicará fuertes sanciones económicas a Venezuela si se impone la reforma de la constitución.

Mientras tanto, el canciller venezolano Samuel Moncada acusó a Estados Unidos de hacer creer que están “al borde de la guerra” y que la “insurrección fascista que ellos promueven está venciendo”.

Además, criticó la decisión del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, de no reconocer los resultados de la Asamblea Constituyente. Al respecto, el diplomático venezolano dijo en su cuenta de Twitter: “Colombia, cómplice del caos, desconoce el voto popular como si fuera autoridad electoral. ¡Absurdo!”.

Recomendación. El Gobierno de México recomendó ayer a sus ciudadanos que evitaran viajar a Venezuela por la “situación interna compleja desde el punto de vista político, económico y social”.

Canadá y Estados Unidos tomaron la misma medida.

Mientras tanto, Iberia y Air France suspendieron temporalmente sus vuelos en vísperas de la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, ya que se espera que la violencia vaya en aumento sobre todo en esta jornada.

Categorias: Noticias

Etiquetas:

A %d blogueros les gusta esto: