Nuevas revelaciones en el Lava Jato apuntan a la constructora Andrade Gutierrez

Las últimas novedades que el caso Lava Jato arrojó en Brasil, apunta al rol que jugaron bancos y empresas que estuvieron vinculadas con la provincia de Córdoba en la primera etapa de la licitación internacional para los gasoductos troncales.

La novedad más importante es la aparición de la delación premiada que el empresario Marcos Valério firmó con la Policía Federal, y que amenaza con dejar mal parados a los directivos de la constructora Andrade Gutierrez, una de las empresas que habrían formado parte del club de la obra pública que se repartió grandes emprendimientos en Brasil y en el resto del continente.

Los directivos de Andrade Gutierrez, la constructora que ganó la primera licitación que hizo la provincia de Córdoba para construir los gasoductos, habían firmado un acuerdo de delación con la Justicia que ahora se ve amenazado.

Para que los acuerdos de delación queden firme y los culpables no vayan a la cárcel, los informantes deben confesar a la Justicia todo lo que saben. Si con posterioridad se descubriera que ocultaron información que los perjudicaba, el acuerdo de delación podría quedar sin validez y los empresarios ser detenidos.

Valério afirmó en sus declaraciones que Andrade Gutierrez participó de otros hechos criminales en el estado de Minas Gerais durante un escándalo anterior al Lava Jato, conocido como Mensalão. Valério involucra a la constructora en, por lo menos, tres casos distintos en los que habría dado dinero a candidatos para ser favorecida en futuras licitaciones.

Para uno de los fiscales que intervienen en la investigación del Lava Jato, Carlos Fernando dos Santos Lima, las firmas Andrade Gutierrez y Odebrecht, “capitaneaban el esquema dentro de Petrobras”, la firma estatal brasileña cuyas multimillonarias licitaciones se repartían las empresas gracias a un aceitado esquema de coimas a políticos e intermediarios.

También esta última semana trascendió un informe de la Facultad de Tecnología de la Universidad Federal del Amazonas, que fortaleció serias sospechas por las obras que financió en Argentina el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil (Bndes).

Según el trabajo, que analiza operaciones de los últimos 15 años, hubo 4.320 millones de dólares en créditos del Bndes a la Argentina, que están bajo sospecha de haberse obtenidos mediante diversas maniobras de corrupción. 

La primera licitación de los gasoductos cordobeses, aunque estaba previsto que se financiara con dinero del Bndes, finalmente se cayó porque, precisamente, no se consiguió que el banco liberara los fondos y eso provocó también el fin de la relación entre el gobierno cordobés y la constructora Andrade Gutierrez, que debía construir la obra.

Las obras que sí financió en Argentina el banco brasileño fueron el soterramiento del tren Sarmiento en Buenos Aires, el gasoducto Bahía Blanca, un acueducto en Chaco y la expansión de diversos gasoductos. En la investigación del Lava Jato existen testimonios que señalan que, en algunos casos, las coimas fueron destinadas no solo a políticos de Brasil y otros países sino también a funcionarios del Bndes para que habilitaran los créditos para las obras.

Categorias: Noticias

Etiquetas:

A %d blogueros les gusta esto: