Una firma rusa ofrece en el país un polémico servicio de control de la actividad de los empleados

Un servicio para prevenir la fuga de información de empresas, que incluye un controversial software para controlar el tiempo efectivo de trabajo de los empleados, los programas que usan, sus mails y redes sociales, desembarcó en el país de la mano de una empresa rusa, que ve a la Argentina como puerta de entrada al continente americano.

El servicio de la firma SearchInform, presentado la semana pasada en la delegación comercial de la Federación de Rusia en Argentina, es llamativo dado que avanza de forma explícita sobre un área sensible a la que empresas y organismos cada vez le otorgan mayor protección: la privacidad de las personas.

“El módulo (software) monitorea 14 canales a la vez, desde mails hasta almacenamiento en la nube” dentro de una oficina y permite “configurar el sistema en base a lo que necesite el cliente”.

“Por ejemplo, si en esa empresa no se utiliza Skype, el cliente no compra ese servicio”, explicó en rueda de prensa el argentino Ricardo Martínez, gerente de Negocios y Alianzas para Latinoamérica de SearchInform.

En tanto, Leo Marveev, presidente de la empresa, detalló los servicios que ofrece en Rusia, Arabia Saudita, Belorrusia, Benelux, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Kazajistán, Reino Unido y Ucrania, y que ahora desembarcan en Argentina con la intensión de expandirse a otros países de la región.

“SearchInforme DLP es un sistema de prevención de fuga de información. Protegemos los negocios tomando el control de los flujos de información internos, examinando el contenido de los datos y notificando si se producen violaciones a las políticas de seguridad, ayudando a investigar y prevenir filtraciones de datos confidenciales”, señaló Marveev.

El paquete incluye “TimeInformer, un sistema de control automático del tiempo de trabajo de los empleados, que muestra qué están haciendo frente a la computadora en tiempo real, realizando un control de sus actividades según los programas y aplicaciones que utilizan”, agregó el empresario ruso.

Esto incluye , por ejemplo, el monitoreo de mails, uso de redes sociales y también “el comportamiento de los empleados, por ejemplo, si hacen copias en pendrive o imprimen determinados documentos. Todo estos canales son captados para la seguridad de la empresa y luego se analiza la información recogida”.

El mismo día en el que la compañía rusa se presentó en Buenos Aires, las principales empresas tecnológicas y la más grande operadora de conectividad inalámbrica de Estados Unidos reclamaron a la Corte Suprema de ese país que haga que a los funcionarios gubernamentales les resulte más difícil acceder a los datos confidenciales de los teléfonos móviles.

Las empresas, entre las que están Apple, Facebook, Twitter, Snap y Google (Alphabet), además de la telco Verizon, presentaron un documento en el marco de la disputa en torno a si la policía debería obtener una orden judicial antes de demandarles datos que pudieran revelar el paradero de un usuario de celular.

“Que los usuarios confíen en las compañías de tecnología para procesar sus datos con fines limitados no significa que esperan que sus datos íntimos sean monitoreados por el gobierno sin una orden”, señala el documento.

Teniendo esto en cuenta, Télam preguntó a la empresa rusa cómo se compatibiliza este tipo de servicio con el derecho a la intimidad de los empleados.

“Nosotros ofrecemos la herramienta, cada empresa lo utiliza como quiere. Tienen dos posibilidades, o le avisan al empleado de este sistema de seguridad y ellos firman un contrato donde queda claro que el equipamiento usado en la empresa en horario laboral pertenece a la empresa, o no les notifican nada. Esto no incluye los dispositivos privados de los empleados”, respondió Marveed.

Para Martinez, este producto “es comparable con las cámaras de seguridad y con los sistemas biométricos”, afirmación que deja abierto un debate sobre este tipo de producto de seguridad informática que para Marino Denaro, presidente de Telextorage, empresa de ciberseguridad aliada en Argentina de la iniciativa rusa “significa ampliar las soluciones para un problema, el control interno, con poca vocación de verificación en el mercado local”.

De acuerdo a los datos suministrados por Marveev, en base a investigaciones propias, en el 52% de los casos de intentos de robos de datos confidenciales “los responsables son los empleados”.

SearchInform tiene 1.700 clientes, entre empresas privadas y estatales, como el ente ruso que se encarga de imprimir dinero y el que realiza los pasaportes.

Merveev además compartió que “gracias a nuestro sistema, se resolvieron judicialmente 23 casos de filtraciones internas. Algunos fueron noticia, pero no puedo dar datos específicos de los clientes”.

Categorias: Noticias

Etiquetas:

A %d blogueros les gusta esto: