Big data e inteligencia artificial: el desafío de que las tecnologías sean verdaderas soluciones

Favio Ré

Nicolás Lyons es un ingeniero agrónomo argentino pero también un caso de “fuga” de talentos: es coordinador nacional de Lechería en Australia y trabaja fundamentalmente en la tecnologización de los procesos productivos de los tambos y la cadena láctea de ese país.

En el marco del CreaTech que se realiza en Córdoba, dejó una de las frases más elocuentes sobre el presente y desafíos futuros del Big data y la inteligencia artificial aplicadas al agro: “Hay una brecha enorme entre lo que necesitan y piden los productores, y lo que ofrecen las tecnologías. Los productores quieren soluciones, no tecnologías”, expresó en el encuentro desarrollado en el Orfeo Superdomo.

Lyons citó el caso de una investigación desarrollada en Australia que muestr que el 80 por ciento de los datos que genera un tambo no son analizados ni procesados por los productores, sus asesores o el resto de la cadena. “Tenemos muchos datos, pero poca información”, sintetizó. 

En ese sentido, puntualizó que el desafío es que estos datos que se generan en cada campo “salten la tranquera y puedan ser aprovechados por la cadena de valor”, porque, además, “esto nos puede permitir acercar a gente ajena al agro a nuestra actividad”.

En crecimiento

Antes de Lyons, el bloque “Tecnologías y Procesos” del CreaTech fue abierto por un experto español: Manuel Delgado Tenorio, co-fundador de Leads Origin. 

El especialista dijo que, sólo en 2016, la inversión global en Inteligencia Artificial llegó a 39 mil millones de dólares, pero que sólo el 20 por ciento de las empresas la usa en su core business, mientras que el 41 por ciento aún no tiene claro sus beneficios.

Además, descartó los riesgos extremos que se mencionan tradicionalmente sobre estas tecnologías: “La inteligencia artificial no nos va a matar; por el contrario, tiene el potencial para hacernos vivir más y mucho mejor”, expresó.

El único cambio “drástico y fundamental” que advierte como posible Delgado es “la manera de trabajar”. “En el 62 por ciento de las actividades, el 30 por ciento de las tareas ya se puede automatizar. Esa tendencia va a seguir y va a haber que adaptarse”, mencionó.

En relación al Big data, aclaró que “no es nada que no hayamos hecho en las últimas décadas”. “No es sólo procesar y almacenar muchos datos”, subrayó y dijo que lo esencial es que los sistemas que se generen sean capaces de cumplir las cuatro “V”: procesen mucho volumen y variedad, a gran velocidad y con la capacidad de discernir los datos que aporten veracidad.

Para Delgado, un problema es que el foco se pone mucho en las tecnologías y no en los datos, cuando éstos son la clave del éxito.

Por último, llamó a las empresas a invertir en estos temas: “¿Por qué hay que acercarse a la inteligencia artificial con optimismo: porque trae beneficios positivos en el negocio; investigaciones están demostrando que se puede mejorar 5, 10 o 15 por ciento el margen”. 

Categorias: Noticias

Etiquetas:

Deja una respuesta