Inédito: un mensaje sin enviar fue la prueba que determinó el testamento en una herencia

Un tribunal de Queensland, Australia, aceptó como testamento oficial un mensaje de texto no enviado. El mensaje, que fue encontrado en la carpeta “borradores” del teléfono de un hombre fallecido, indicaba la voluntad de que todas sus posesiones fueran a parar a su hermano y sobrino, en lugar de a su esposa e hijo.

El hombre, de 55 años, escribió el mensaje cantes de quitarse la vida en octubre de 2016, según informa ABC News.

La esposa del hombre llevó el caso a la Corte Suprema de Brisbane para administrar el patrimonio de su difunto esposo. Su argumento sugirió que el texto no era válido porque nunca fue enviado.

Pero la jueza Susan Brown dijo que la frase del mensaje (que incluía las palabras “mi voluntad”) indicaba que el hombre era de mente sana. En el texto, también había pedido que sus cenizas fueran puestas “en el jardín trasero”, y detallaba también que tenía un poco de dinero detrás del aparato de tevé y algo en el banco. La decisión también tuvo en cuenta las pruebas de la relación del hombre con su esposa.

Si bien el gobierno de Queensland explica que un testamento válido debe estar por escrito y firmado frente a dos testigos, un cambio en la ley en 2006 permitió que también se consideraran tipos de documentos menos formales.

Además, tal como detalla el sitio Engadget, aunque las particularidades de la mecánica de los mensajes de texto hacen a este el primer caso conocido en su tipo, no es nuevo el fenómeno de un testamento no presencial y sin testigos.

Por ejemplo, la voluntad expresada en forma más sintética en la historia fue la de un hombre checo que garabateó “todo a la esposa” en la pared de su dormitorio, justo antes de su muerte. El testamento de un agricultor canadiense moribundo, grabado en el guardabarros de un tractor que estaba atrapado debajo de él, también fue determinado por los tribunales como válido hace casi 70 años.

Categorias: Noticias

Etiquetas:

Deja una respuesta