Los peritajes arrojan nuevos datos sobre la masacre de Las Vegas

Washington. Los investigadores cambian el relato de los hechos. Aún no han conseguido saber qué llevó a Stephen Paddock a matar a 58 personas. Los hechos de hace más de una semana siguen cambiando. La cadena de televisión CNN aseguró el martes pasado, citando fuentes de la investigación, que Paddock disparó al menos dos balas incendiarias contra dos enormes depósitos de combustible para aviones del aeropuerto McCarran. El aeropuerto de Las Vegas está justo enfrente del hotel Mandalay Bay, donde Paddock se atrincheró con 23 armas. El descampado donde se celebraba el concierto está entre ambos.

El dato de que los tanques de combustible habían recibido disparos lo adelantó la semana pasada el diario local Las Vegas Review-Journal. El detalle de que se trataba de balas incendiarias es nuevo, e indica una verdadera intención de volar los tanques, quizá como método para distraer a la Policía. Desde la habitación de hotel que ocupaba Paddock, los tanques se encuentran en un ángulo distinto que el predio del concierto y al doble de distancia (unos 600 metros). En la habitación se encontraron balas incendiarias, aseguró la cadena de TV.

Otra versión, más dudas

Mientras, el relato público de cómo fue el tiroteo dio un vuelco con una nueva versión por parte de la Policía de Las Vegas que contradecía a la que ellos mismos habían facilitado la semana pasada. Según la nueva información, Jesús Campos, el guardia de seguridad del hotel Mandalay Bay que primero se encontró con el asesino, fue también el primero en sufrir los disparos.

La línea de tiempo facilitada la semana pasada por el sheriff de Las Vegas indicó que el tiroteo contra los asistentes al concierto empezó a las 22.05, dato comprobado con las cámaras de seguridad. El relato hasta ahora era que Campos había subido entonces al piso 32 del Mandalay Bay y se había acercado a la suite de Paddock. Este, que tenía cámaras colocadas en el pasillo, lo vio venir y le disparó más de 200 tiros, de los cuales uno le dio en una pierna. Fue entonces cuando dos policías, que estaban en el piso 31, subieron a ver qué pasaba. El encuentro con Campos explicaría, además, por qué el asesino dejó de disparar momentáneamente antes de ensañarse con los miles de asistentes al concierto al otro lado de la calle.

La nueva línea de tiempo indica que los disparos contra Campos fueron a las 21.59, es decir, seis minutos antes de que empezara la masacre. Campos, según la nueva versión, se escondió en un recodo del pasillo y llamó a la seguridad del hotel, que a su vez avisó a la Policía. En el concierto había 51 agentes locales haciendo horas extras. Los dos primeros policías llegaron al piso 32 a las 22.17, dos minutos después de que Paddock disparara su último tiro. No entraron en la habitación hasta las 23.20, cuando derribaron la puerta y hallaron al asesino muerto.

Discrepancias

Además de la confusión por el cambio, la cadena MGM Resorts, dueña del Mandalay Bay, pareció poner en duda la nueva recapitulación de la Policía. Una portavoz de la compañía dijo al Review-Journal: “No podemos estar seguros de la línea de tiempo más reciente, y creemos que lo que se está diciendo puede no ser correcto”.

Pero aparte de los detalles sobre la secuencia de los hechos, pasaron 11 días desde la mayor matanza a tiros de la historia de Estados Unidos y los investigadores siguen sin tener la más mínima pista de lo más importante, el móvil. Nadie sabe por qué Paddock compró 33 armas en los últimos 11 meses, por qué comenzó a disparar aquella noche o por qué paró. Investigadores han interrogado a toda la familia de Paddock y revisado horas de grabaciones de los casinos.

“Puede que nunca lo sepamos”, dijo en una entrevista con el mismo diario local el sheriff Joe Lombardo. “Todas esas cosas que uno espera encontrar no las hemos encontrado”.

Categorias: Internacionales

Etiquetas:

Deja una respuesta