“En fertilizantes, hay pocos mercados en el mundo con la potencialidad de Argentina”

Alejandro Rollán

Un día como hoy, desde hace 109 años, se produjo un hallazgo que marcó a la agricultura moderna. El alemán Fritz Haber descubrió la síntesis del amoníaco. Esta revelación acontecida en 1908 fue el punto de partida para que el 13 de octubre se celebre el Día Mundial del Fertilizante.

Considerado una insumo clave en la agricultura extensiva y que demanda altos rendimientos, los fertilizantes tienen en argentina un enorme potencial. “Hay pocos mercado en el mundo con la potencialidad de Argentina”, afirmó a Agrovoz Alejandro Vollert, presidente de la filial argentina de la compañía noruega Yara.

Alejandro Vollert, presidente de Yara Argentina.

Con un consumo doméstico que en la última campaña llegó a 3,6 millones de toneladas, la agricultura argentina tiene aún mucho nutriente para incorporar, hasta llegar a una situación de equilibrio entre lo que se extrae con los granos y lo que queda en el suelo. 

 –¿Cómo describe la situación del mercado de fertilizantes en Argentina?

–Está en un momento muy interesante porque hay una expectativa de que el mercado va a crecer en los próximos años. Hoy está en una etapa de recuperación de los niveles que había estado en 2007, y ahora, a partir de la mejor rentabilidad que tiene el productor el uso de fertilizantes comienza a aumentar. 

–¿Hay mucho para crecer?

–Los niveles de reposición son bajos con lo cual esperamos, a partir de una visión conjunta que tenemos con instituciones vinculada a la actividad como es Fertilizar, de que el mercado puede llegar a demandar en el corto plazo unos cinco millones de toneladas. Todo a partir de un esquema de producción más sostenible de la agricultura argentina.

No por tamaño, pero Argentina tiene mucha potencialidad. Es de los pocos mercados que tiene mucho para crecer en el corto plazo. 

–¿Este crecimiento proyectado se daría a partir de una mayor incorporación de gramíneas a la rotación, o también a través de un mayor manejo de nutrientes en la soja, por ejemplo?

–Tenemos que hablar de un mejor esquema de producción en el cual se hable de mejores prácticas agrícolas, como la rotación y la estructura de suelo en el que las gramíneas son importantes. Pero también hay que mejorar el uso de fertilizantes, ya que las dosis son bajas en todos los cultivos. Todavía la fertilización en soja es baja, tanto en porcentaje y en dosis. El crecimiento en volumen no será tan lineal, pero va a ir acompañado por crecimiento en el área sembrada, con una rotación con más gramíneas, y por un aumento de la dosis promedio porque tiene que acompañar a una mayor producción por hectárea.

–Ante esta perspectiva de crecimiento, ¿cómo se posiciona Yara en el mercado argentino?

–A nosotros nos interesa, más que el volumen, cómo traer mejores soluciones al productor. Tenemos una visión más focalizada al conocimiento y a la parte técnica de resolver problemas. En Argentina hay mucho camino por recorrer, no solo por la potencialidad del volumen del mercado sino también vemos que podemos agregar valor en cuanto a herramientas y a la toma de decisiones, para tener más producción con menor impacto ambiental.

Particularmente vamos a invertir en nuestra operatoria en el complejo en San Nicolás, para garantizar mejor calidad de producto, en logística y capacidad. Pero lo vamos a acompañar con recursos en los campos, con agrónomos que trabajen para encontrar la mejor solución para los productores. 

–¿El fertilizante se ha convertido en commodity?

–En el caso puntual de Yara no. La empresa está enfocada 100 por ciento a productos diferenciados y vemos que es la vía por la cual podemos agregar más valor. Nuestra propuesta de producto proporciona un mayor retorno a la inversión por parte del productor. Apuntamos a uso de productos diferenciados, más allá de que la mayor parte del mercado que va a crecer es la de commodities. Pero vemos una oportunidad para un mejor retorno de la inversión en el nicho de productos en los cuales nos enfocamos. 

-¿Cómo está la investigación en fertilizantes?

–A nivel de productos no hay grandes desarrollos, salvo casos específicos para cultivos de alto valor, o nichos muy puntuales como productos solubles con micronutrientes en determinados estados. Pero en la agricultura más extensiva no es tal. Está más enfocado a herramientas de diagnóstico y la toma de decisiones. Ahí es donde se ven limitantes, más que en traer productos revolucionarios. Hoy lo que se busca es facilitarle al productor las condiciones de monitoreo para indicarle cuándo es el mejor momento para fertilizar y con qué dosis. 

Categorias: Noticias

Etiquetas:

Deja una respuesta