Los otros independentismos de Europa

Cataluña no es la única región en la Unión Europea (UE) que aspira a una mayor autonomía o a su independencia total del Estado central.

País Vasco, en España. Durante 50 años, la organización armada separatista ETA luchó por conseguir un Estado independiente, dejando centenares de muertos, hasta que en 2011 declaró el fin unilateral de la lucha armada y en abril de este año entregó las últimas armas. El Partido Nacionalista Vasco, que gobierna la región, aspira a un Estado independiente. Pero apuesta por el diálogo y por un referéndum pactado.

Baviera, en Alemania. El Partido de Baviera promueve la independencia en la rica e industrializada región. Pero es minoritario y carece de representación parlamentaria. A principios de este año, el Tribunal Constitucional alemán falló en contra de que la región pudiese celebrar un referéndum de independencia.

Escocia, de Reino Unido. El Partido Nacional Escocés de la ministra Nicola Sturgeon aplazó sus intentos de lograr la independencia de Escocia tras la pérdida de apoyo en las elecciones de junio, lo que no supone una renuncia a sus aspiraciones. Antes de decidir el próximo paso, Sturgeon quiere esperar a que haya una mayor claridad sobre la futura relación del Reino Unido con la Unión Europea tras el Brexit.

Apoyo. Una pintada gráfica el respaldo de Irlanda del Norte a Cataluña. (AP)Apoyo. Una pintada gráfica el respaldo de Irlanda del Norte a Cataluña. (AP)

Irlanda del Norte, de Reino Unido. El proirlandés Sinn Fein también ve en el Brexit una oportunidad para lograr la secesión de Londres y unirse a Irlanda. El país vivió décadas de lucha armada durante el siglo 20.

Córcega, de Francia. Desde hace décadas, muchos corsos aspiran a una mayor autonomía de la isla frente al Estado galo. “Nuestro objetivo no es la independencia sino un estatus de autonomía”, dijo hace poco el jefe del Gobierno regional, Gilles Simeoni.

Lombardía y Véneto, de Italia. Estas dos regiones del norte italiano votarán el 22 de octubre en dos referendos sobre una mayor autonomía. El Partido Liga Norte, que en el pasado aspiraba a la secesión del rico norte del pobre sur italiano, aclara que esas votaciones son legales y no son comparables a la consulta catalana.

Cerdeña, de Italia. Los separatistas de la isla se ven animados por lo que ocurre en Cataluña e incluso viajaron a Barcelona. El presidente del movimiento autonómico Unidos, Maruro Pili, llevó a Roma un borrador de ley para pedir un referéndum.

Flandes, de Bélgica. El objetivo a largo plazo de los nacionalistas flamencos es crear un Flandes independiente de Bélgica. El partido nacionalista N-VA, en el gobierno federal desde 2014, quiere que Bruselas traspase competencias a los gobiernos regionales.

Alta Silesia, de Polonia. El Movimiento por la Autonomía de Silesia, fundado en 1990, quiere lograr una autonomía similar a la que tenía antes de la Segunda Guerra Mundial. A su favor alega la particularidad lingüística y cultural de Alta Silesia, pero no aspira a la independencia, sino a tener más independencia financiera.

Moravia, en República Checa. Cada vez más ayuntamientos siguen, desde 2012, una iniciativa de colgar en la región histórica de Moravia la antigua bandera roja y dorada con el águila en días festivos. Sin embargo, no existen aspiraciones serias de independencia por el momento.

Transilvania, de Rumania. Las exigencias de autonomía de los representantes de los húngaros étnicos en Rumania son un foco de conflicto desde la caída del comunismo, aunque la tensión se redujo desde 1996, con la participación casi continua en el Gobierno de la Alianza Democrática de los Húngaros de Rumania. Pero hay rumores de que podría haber un referéndum de independencia en 2018, cuando se cumpla en centenario de la “reunificación” que celebra la época en la que Transilvania formaba parte de Hungría.

Norte de Chipre. La República Turca del Norte de Chipre, sólo reconocida por Turquía, se separó de facto en 1983. Desde entonces, han fracasado varios esfuerzos mediados por la ONU para superar la división con la formación de una federación de dos países con los mismos derechos políticos.

Groenlandia e Islas Feroe, de Dinamarca. En 1979, Groenlandia consiguió la autonomía con un Gobierno propio, y más tarde, con un referéndum en 1982, salió de la Comunidad Económica Europea, predecesora de la Unión Europea. En 2018, las Feroe quieren celebrar un referéndum para tener una Constitución propia.

Categorias: Internacionales

Etiquetas:

A %d blogueros les gusta esto: