Las manos de Suárez valieron una semifinal

La mano de Mario Kempes ante Polonia en 1978, clave para evitar un gol. La de Diego Maradona ante Inglaterra en 1986 para empezar a ganar el partido. O la del propio Pelusa ante los soviéticos cuatro años más tarde, para impedir la caída del arco argentino. Sí, ejemplos de jugadas poco habituales que dieron la vuelta al mundo por su trascedencia y perduraron a pesar del paso del tiempo. Y Uruguay también tuvo una famosa acción de esas características en Sudáfrica 2010. En Olé la revivimos.

Los charrúas, de gran actuación en ese certamen, se toparon con Ghana en cuartos de final. En un partido de dientes apretados, tuvieron que ir a alargue tras el 1-1 de los noventa iniciales. La tónica siguió en el tiempo extra, pero cerca del final hubo una situación que cambió la historia.

La mano de Suárez.

La mano de Suárez.

Corría el minuto 119, tiro libre desde la derecha para Ghana. Los africanos buscaban ser el primer seleccionado de ese continente en llegar a semifinales. Y tuvieron una oportunidad de oro: envío al área chica de los charrúas y la pelota le quedó servida a Appiah. Este remató, pero Luis Suárez se encargó de evitar la caída del arco con su pierna. Sin embargo, la acción siguió y Adiyiah cabeceó entre todos a pesar de la resistencia del equipo conducido por el Maestro Tabárez.  ¿Qué sucedió? Cual arquero, el propio Suárez tapó el remate con sus manos. Ahogó lo que era la segura caída de su arco. Se sacrificó. Inmediatamente, el árbitro Olegario Benquerenca sancionó penal y expulsión del nueve de la Celeste por impedir una oportunidad manifiesta de gol.

La tensión no había bajado en ese momento, porque los ghaneses tenían la gran chance de pasar a semis. Uruguay agonizaba y el hoy delantero de Barcelona, ya expulsado, seguía la acción desde un costado, al igual que sus otros compañeros. Con sumo nerviosismo por el desarrollo. Y el estadio de Johannesburgo también se mostraba expectante por la resolución.

La mano de Suárez y el penal errado por Gyan

Mirá el momento épico en Uruguay vs. Ghana en Sudáfrica 2010 (You Tube).

Finalmente, Gyan tomó la pelota ante la presencia del arquero Muslera y dejó pasar una chance inmejorable, porque su remate se fue por encima del travesaño. Lo consumió el momento. Así, el partido se terminó y se tuvo que recurrir a los penales para dirimir al semifinalista. Suárez igualmente ya festejaba, porque su acción le había dado una vida más a su país.

Ya desde los doce pasos, los uruguayos se impusieron por 4-2, con la recordada definición de Abreu picándola frente al arquero de Ghana. Todos festejaron. Todos se desahogaron y la Celeste se colocó entre los cuatro mejores equipos después de 40 años. 

La roja que vio Suárez.

La roja que vio Suárez.

Fue una mezcla de estar deprimido y triste por la expulsión y porque íbamos a perder, pero cuando erró el penal, hubo satisfacción. Se habló de anti fair play, pero no fue mi culpa que el jugador lo errara. No le pegué a nadie. Arriesgué por algo que valió la pena. Lo grité más que un un gol. Me fui al vestuario luego a ver los penales y ahí vi cómo la picó Abreu, un loco”, recordó hace poco Lucho en una nota realizada por Gerard Piqué, su compañero en Barcelona.

Si bien se perdió la semifinal frente a Holanda, Suárez se convirtió en un héroe nacional y a su vuelta fue aclamado, al igual que todos sus compañeros, por una Copa del Mundo memorable (terminó en el cuarto lugar). Sus manos terminaron haciendo historia.

La mano de Suárez.

La mano de Suárez.

Mirá también: El error arbitral que le negó a Diego ser goleador en el ’86

Mirá también: Cuando Argentina se vistió de amarillo

Mirá también: Cuando Kempes hizo de Fillol

Mirá también: La rebeldía marketinera de Cruyff en 1974

Mirá también: Golazo tardío de Del Piero e Italia a la final

Mirá también: ¿Cuántos goles hizo Diego en los Mundiales?

Mirá también: Los tristes récords de Monzón y Dezotti

Categorias: Deportivas

Etiquetas:

A %d blogueros les gusta esto: