“Y… son humanos, se equivocan”

Calma, pero ironía. La bronca iba por dentro. El Tata Benítez salió del vestuario de Riestra con la satisfacción del deber cumplido pero masticando un poco de amargura. Y fue bien irónico con el árbitro Yael Falcón Pérez, quien cobró un penal inexistente cuando Moreya le ganó bien la posición a Bueno, de Almirante, y éste se tiró en el área.

“Y… son humanos, se equivocan. Es una verdadera lástima”, se limitó a decir el Tata. No hacían falta más palabras…

Categorias: Deportivas

Etiquetas:

A %d blogueros les gusta esto: