“Y… son humanos, se equivocan”

0 5

Calma, pero ironía. La bronca iba por dentro. El Tata Benítez salió del vestuario de Riestra con la satisfacción del deber cumplido pero masticando un poco de amargura. Y fue bien irónico con el árbitro Yael Falcón Pérez, quien cobró un penal inexistente cuando Moreya le ganó bien la posición a Bueno, de Almirante, y éste se tiró en el área.

“Y… son humanos, se equivocan. Es una verdadera lástima”, se limitó a decir el Tata. No hacían falta más palabras…

A %d blogueros les gusta esto: