Pagaré Real

¿Cómo no pensar en el Real Madrid? ¿Cómo no hacerse la cabeza? Explica Armani con sapiencia y habiéndose dado un porrazo en 2016 con Atlético Nacional de Medellín que “el partido más importante es el del martes”, y tiene razón. Dice que hay que mantener los pies sobre la tierra, y está bien. Incluso el último antecedente genera un alerta, cuando justamente su antecesor Barovero se hizo figura contra el desconocido Sanfrecce japonés para vencerlo 1-0 y ganarse el derecho a poner la cara contra el Barcelona. Todo esto es lógico, pero somos así y se cae en la misma: ¡¿Cómo no pensar en el Real Madrid!?

River se entrenó en Al Ain

Enviado especial: Mariano Dayan.

Más allá de lo que se diga públicamente, más allá de que haya que creer que primero lo primero, que antes que nada llegará el martes (13.30) el Al Ain o Esperance de Túnez, todas las miradas apuntan a Madrid. Hoy, que Isco haya insultado a los hinchas, que el Real haya perdido con varios suplentes en Champions, el partido del sábado con el Raya Vallecano en el Bernabéu, todo eso importa más que nunca. Todo eso es información interesante, porque está claro que los momentos en el fútbol son claves, aunque no determinantes. Y que el Real no esté en una curva ascendente genera un no sé qué, después de la panzada con Boca.

Conoce el lugar donde River se aloja en Dubai

Enviado especial: Mariano Dayan.

En medio de este calentamiento de motores mundial que se entremezcla con la fiesta eterna por Boca, en el mundo River de Al Ain se habla y mucho del Real. En el hora a hora en Emiratos se respira ilusión, alta expectativa con este Mundial que ni se siente en esta ciudad, que parece ni darse cuenta de que está el campeón de América, que ni se imagina el entusiasmo interno que hay por el solo hecho de poder engrosar el regalo de Navidad y Año Nuevo para los hinchas con una copa esquiva hace tiempo.

Gallardo entrena a la par del grupo

Video: FOX Sports.

El lugar común de las charlas futboleras, puertas adentro, gira en estas direcciones: 1) El Real Madrid no es el de la temporada pasada, cuando estaba Cristiano. 2) Pero ojo que tiene a figuras que pueden hacer daño como Modrid, Benzema, Bale si llega. 3) A diferencia del Mundial anterior, River viene con competencia, en ganador y con los mismos nombres, no es que llega meses después de haberse consagrado. Todo es cierto, como la frase que le tiró un protagonista con historia a Olé: “Cuando llegamos a Japón en 2015, sabíamos que era imposible ese Barcelona; esta vez venimos contra un gigante pero conscientes de que las chances son concretas”. ¿Por qué? Principalmente porque está Gallardo, que ya fue rompiendo historias en su largo ciclo, como dar vuelta la paternidad sobre Boca, incluso ganándole finales como la del domingo; sumar títulos internacionales, hacerse fuerte y respetado en un Brasil donde se caía a pedazos, y ponerlo arriba a nivel mundial cuando a principio de la década era todo negro.

Armani y su gran año

“Cuesta un poco caer todo lo que me pasó”, le dijo a Olé. Enviado especial: Mariano Dayan.

Si Gallardo ya levantó varios pagarés, algunos de los que parecían imposibles, ¿por qué no creer en que pueda bajar al bicampeón de la Champions e Intercontinental en una potencial final en Abu Dhabi el sábado 22? ¿Por qué si justamente lo que sabe armar son equipos, en lo futbolístico y en lo espiritual, con carácter para bancarse cualquiera y cruzar cualquier el río revuelto? Por eso, como dice el Muñeco que todavía trata de adaptarse al jet lag de este lado del mundo, que se la pasa pensando en fútbol en las 18 horas que día a día está despierto, que extraña a su familia que ya volvió a Baires, que anoche tomaba helado en el lobby del hotel rodeado de su gente de confianza, hay que creer.

“Un orgullo lo que dijo Riquelme”

Nacho Fernández con Olé. Enviado especial: Mariano Dayan.

Nadie quiere jugar antes el partido del martes que viene, hay una autoimposición de no creerse en la final. Sin embargo, los antecedentes de Mundial de Clubes le hacen un guiño a River: de las 12 ediciones, sólo en tres no fue finalista el representante de la Conmebol, mientras que los europeos llegaron siempre.

De a poco se van metiendo en el objetivo final de año, el que era un interrogante la semana pasada, antes de la Libertadores, cuando faltaba la revancha clásica. Hoy, River con su base armada y Napoleón en el banco se hace la cabeza, lógicamente, y se esfuerza por no darse más rosca con ganarle la final a ese Real Madrid al que alguna vez venció Boca (en el 2000). Entre tanto título de ciclo, lo que por ahora no hubo es Intercontiental, la que no se levanta desde hace 32 años. No se pudo en el 96 con la Juve de Del Piero, en 2015 con el Barcelona de Messi y ahora se cree posible contra el Real… del Indiecito Solari. Para que Gallardo levante un pagaré Real.

Al Ain (enviado especial).

Categorias: Deportivas

Etiquetas:

A %d blogueros les gusta esto: