La Champions de América

Muchos se pueden haber sorprendido con el alivio que sintió Rodolfo D’Onofrio por haberse quedado sin la final del Mundial de Clubes. ¡¿Cómo?! El presidente de River explicó algo que es una realidad entre los grandes clubes de Europa:el Mundial de Clubes les importa muy poco. En el Viejo Continente lo único que vale cuando se hace el balance de la temporada es laChampions League. Es decir, todo lo contrario de lo que genera la ex Copa Intercontinental en los equipos de América. ¿Este sentimiento del dirigente tiene algún parangón con lo que creen y sostienen jugadores, técnicos, hinchas y dirigentes de los distintos clubes europeos?Pues sí. Más allá de las cargadas de ocasión, de algún insulto porque más de uno ya había preparado todo para la final contra el Real Madrid, la realidad marca que lo único que realmente importaba en este 2018 era ganar la final de la Libertadores.

Desde que Boca y River avanzaron hasta las instancias finales de la competencia, se instaló cierto morbo colectivo por una final inédita. Fue el superclásico más largo del mundo. El más sufrido. El que generó mil dolores de cabeza. El que dolió y el que les sacó las ganas a miles de hinchas porque se lo llevaron muy lejos, demasiado. Sin dudas, esta edición de la Copa Libertadores tuvo la misma importancia que la Champions League que tanto desvela al Barcelona, al Real Madrid, al Manchester United, a la Juventus y a todos los grandes equipos de Europa. Seguramente, Gallardo y sus jugadores viajaron a Emiratos Árabes con la ilusión de ganarle a un poderoso como el Madrid, aunque el destino estaba escrito desde el 9 de diciembre de 2018, el día que Madrid se quedó con una final histórica. “Cuando llegamos a Al Ain sentía que ya habíamos ganado lo que teníamos que ganar, me saqué un peso de encima”, dijo D’Onofrio. River tenía la cabeza en el festejo postergado.

Categorias: Deportivas

Etiquetas:

A %d blogueros les gusta esto: