El porqué de dos jugadas sin VAR y los aciertos

1) Penal de Larrivey a De la Cruz

En la velocidad de la jugada, para el peruano Víctor Carrillo pudo parecer una trabada legítima y sólo se detuvo a ver cómo estaba De la Cruz, dolorido en el piso. Pero el VAR, donde estaba el brasileño Raphael Claus, muestra la imagen de por qué el uruguayo le pega tan mal a la pelota: su pierna se frena al encontrarse con la suela que le opone Larrivey, muy alta y por encima del nivel del pie adonde podía haber bloqueado el tiro. El botín (azul en la foto) en plancha de Larrivey casi en la rodilla, sería jugada peligrosa y tiro indirecto si no hubiese tocado al rival, pero al golpearlo, es tiro directo, y si es dentro del área, es penal. Así llegó River al 1-0. La temeridad de ir a disputar la pelota de esa manera completa el fallo técnico con una sanción disciplinaria: correcta tarjeta amarilla. Aunque el proceso de revisión fue exitoso y se tomó la decisión justa, la jugada fue al 1’28” y el penal se pateó a los 7’. El VAR no puede demorar tanto en resolver, sobre todo si después Carrillo no está dispuesto a agregar al final el enorme tiempo perdido, como sucedió.

Mirá también

2) Mano de Suárez

Gol bien anulado. Suárez se va y en el movimiento de brazos al correr la pelota le toca en la mano y le queda adelante. Ni Carrillo ni el línea Bosio lo ven (sólo Carrizo lo vio), pero sí Claus en el VAR. En la regla modificada, una mano de la que resulta un gol se debe cobrar aunque sea accidental. Gol bien anulado.

3) Penal de Carrizo a Palacios

Palacios, bien habilitado por el línea Bosio, queda mano a mano y toca la pelota hacia afuera al salir Carrizo, que saca las manos pero se lo lleva puesto con el cuerpo y lo baja. Este lo ve bien Carrillo, y el VAR al revisarlo no ve motivo para llamar al juez principal a que lo revea. También es correcto no amonestar a Carrizo, no es último y fue en disputa del balón.

Mirá también

La revancha, cómo se define y el mapa de la Copa

4) Los manotazos de Enzo Pérez y Casco

A los 50’, Enzo Pérez salta con el codo sobre el cuerpo de Larrivey, falta no vista por el juez y que era de amarilla. Pérez ya estaba amonestado, pero el VAR no puede llamar por una acción de 2ª amarilla: sólo si cree que es roja directa.

Similar criterio se aplica a un manotazo de Casco a Larrivey (18’PT) mientras cubría a Martínez Quarta en su disputa con el delantero: si para Claus en el VAR era roja, debía llamar. Si era de amarilla (eso pareció), no. El protocolo VAR no revisa jugadas de amarilla, y considera que si señala una segunda amarilla que deviene expulsión también tendría que retrotraerse a la primera y revisar si estuvo bien aplicada.

Categorias: Deportivas

Etiquetas:

A %d blogueros les gusta esto: