El defensor que quiere Riquelme…

0 39

“Hola, Leo. ¿Cómo andás? Te hablá Román. Riquelme. ¿Todo bien?”.

De un lado, el máximo ídolo de la historia de Boca. Del otro, uno de los mejores defensores de la Superliga. El contacto fue telefónico y duró alrededor de 15 minutos. Y alcanzó para que Román se convenciera de que su pálpito no le había fallado. Para el 10, Leonardo Sigali es el 2 que necesita Boca para ganar la Copa.

La charla se dio en noviembre. Y desde entonces, Riquelme no dejó de pensar en el Osito. Al momento de la conversación, de hecho, ni siquiera había confirmado su candidatura a vicepresidente del club. Pero sí tenía claro que, de involucrarse, Sigali sería el primer refuerzo al que iría a buscar. Y así fue: si bien no volvieron a hablar en estas últimas semanas, Román ya les avisó a los dirigentes que quiere contar con el Osito. ¿Se dará?

Mirá también

Acá tenés DT, Román
Mirá también

Los amigos de Román pusieron primera

La cosa no pinta sencilla. Sobre todo por el valor en el que Racing tiene valuado al central. Víctor Blanco ya avisó que la Academia sólo se desprenderá del defensor si el jugador (con dinero de Boca, claro) ejecuta la cláusula de rescisión y rompe su contrato con el club de manera unilateral. Con un pequeño detalle: en ese caso, Boca debería dejarle a Racing la módica suma de diez palitos euros limpios. ¿Mucho? Y, barato no es…

Sigali tiene ya 32 años. Surgió en Chicago, fue campeón del Mundo Sub 20 en 2007 (fue compañero de Zárate), ese mismo año dio la vuelta con Lanús en la Bombonera y luego pasó por Godoy Cruz y Dinamo Zagreb de Croacia. Racing se lo compró a los croatas a principios del 2018, a cambio de dos millones de dólares, y el negocio le salió redondo. Leo fue figura del equipo campeón con Coudet y hoy es, junto a Licha López, uno de los jugadores más escuchados dentro del vestuario. Es decir: la Academia no tiene ningún interés en dejarlo ir. Y en Boca ya lo saben.

Mirá también

"No le veo futuro al proyecto de Ameal"
Mirá también

¿Quién conquistó más veces el mundo?

Por eso, para darle el gusto a Román, habrá que recurrir al ingenio. Y ver si Racing acepta negociar por menos dinero que lo que indica la cláusula o si le interesa alguno de los jugadores que Miguel Russo no tendrá entre sus prioridades en 2020. ¿Sebastián Villa? ¿Emanuel Reynoso? ¿Leonardo Jara? Habrá que esperar. Lo cierto es que Boca, que aún desconoce con cuánto dinero cuenta en caja, ni siquiera considera como opción invertir diez millones de euros en un jugador que ya dio la talla en un grande pero ya sin valor de reventa. La compra más cara de la historia de Boca fue la del propio Riquelme (14M de dólares en 2007) y la segunda, la de Marcone (8M) en 2019.

Más allá del buen nivel que mostraron tanto Izquierdoz como López, Román quiere darle un salto de calidad a la última línea. Y teniendo en cuenta que la únicas alternativas son Junior Alonso y Paolo Goltz (uno que jugó poco y otro que casi no lo hizo en todo 2019), la intención de Riquelme de sumar a otro central de categoría pasó a ser una urgencia.

Mirá también

Licha López, Icardi y una divertida anécdota
Mirá también

Las fotos tiernas de Román

Sigali, eso sí, viene de un parate por lesión. Su último partido fue el 18/11 de este año, en el triunfo 1-0 de Racing sobre Boca. Luego sufrió una lesión en el ligamento colateral medial de la rodilla izquierda que lo marginó del equipo durante las últimas seis fechas de la Superliga. Su idea era llegar en forma al Trofeo de Campeones contra Tigre, pero en medio de la recuperación se le formó un edema en la zona y no pudo jugar. Para la pretemporada, igual, llegaría diez puntos.

En ese lapso, Racing lo reemplazó con Nery Domínguez y, si bien no fue lo mismo, mal no le fue. Pero para la Academia no deja de ser un pilar fundamental. Además, Boca no es el único interesado: el Dinamo Zagreb, su ex equipo, también lo tendría en carpeta.

Román ya le hizo saber su deseo y lo espera con los brazos abiertos. En su cartita de Navidad, Leo figura primero. En una de ésas, y aunque parece difícil, Papá Noel también se pone la 10.

Mirá también

¿Por qué De Rossi podría no seguir en Boca?
A %d blogueros les gusta esto: