Esta medida alcanza a beneficiarios de AUH y a jubilados, monotributistas y trabajadores que no perciban, al menos, dos salarios mínimos. También beneficia a PyMEs, cooperativas e institutos de salud.

Los tres meses comenzarán a correr con retroactividad al 1 de marzo último, con lo que por ahora se cumplirá hasta el 31 de mayo próximo.

El beneficio incluirá también a los usuarios que tengan un “aviso de corte en curso”.

Si se tratare de servicios de telefonía fija o móvil, internet, y TV por cable, por vínculo radioeléctrico o satelital, las prestatarias quedarán obligadas a mantener un servicio reducido, conforme se establezca en la reglamentación.

Si los usuarios que cuentan con sistema de servicio prepago de energía eléctrica no abonaren la correspondiente recarga para acceder al consumo, las prestadoras deberán brindar el servicio de manera normal y habitual durante el plazo previsto.

En el caso de que los que cuentan con sistema de servicio prepago de telefonía móvil o internet, no abonaran la correspondiente recarga para acceder al consumo, las prestadoras deberán brindar un servicio reducido que garantice la conectividad, según lo establezca la reglamentación.

Esta obligación regirá hasta el día 30 de abril del año en curso.