Refuerzan la planta de Assa para evitar problemas por la gran bajante del río

Se incorporarán dos bombas extractoras para tener mayor captación de agua. Ambientalistas advierten que podrían intensificarse los incendios.

0 16

La pronunciada e histórica bajante del río Paraná genera preocupaciones en ambas orillas. Los actuales 44 centímetros hacen que, en el lado rosarino, Aguas Santafesinas S.A (Assa) incorpore dos bombas especiales para reforzar la planta potabilizadora de Arroyito; mientras que distintas organizaciones ambientalistas advierten que en el sector entrerriano de las islas se dan focos puntuales de incendios casi a diario y que, con la poca agua en el caudal del Paraná y la sequía típica en esta época del año, se dan las condiciones para una “tormenta perfecta”. De estas situaciones se desprende el olor a humo que casi a diario sigue llegando a la ciudad.

Con la bajante como eje, en Assa se preparan por si la situación del nivel del río no mejora. Por eso, este fin de semana se instalarán dos nuevas bombas en la planta potabilizadora de Arroyito. Este refuerzo de prevención permitirá el bombeo de 500 metros cúbicos por hora.

“Las incorporamos para tener un respaldo mayor en captación. Si bien no hay reclamos, estamos en una situación especial, ya que no hay antecedentes de una bajante de estas características”, informó el vocero de Assa, Guillermo Lanfranco.

Si bien los artefactos se instalan a modo de prevención, Lanfranco dijo que “posiblemente los tengamos que usar, porque el río va a seguir bajando. Es un problema importante sin antecedentes”, admitió.

>> Leer más: Previsiones pesimistas

A pesar de los inconvenientes, aseguró: “No nos vamos a quedar sin agua. Lo que puede haber es una merma de presión en algunos puntos del servicio, pero nada más”.

La empresa está diagramando cuándo será la instalación, que conlleva colocar las dos bombas en un pontón (“un rectángulo flotante”, aclaró Lanfranco) ubicado a la altura de la planta potabilizadora. En ese sector ya hay otras bombas, a las que se sumarán dos.

“En principio, la instalación será el domingo a la madrugada. Estamos viendo cómo está el tema logístico, que en este momento es complicado. Si se instala el domingo a la madrugada pueden llegar a estar operativas el mismo día”, anticipó y destacó: “Se está utilizando toda la capacidad de bombeo. Por eso estamos buscando un respaldo”.

Mientras tanto, las organizaciones ambientalistas están advirtiendo que la bajante también tendrá su impacto en la multiplicación de focos de incendios en la zona.

“Firmamos, con un montón de organizaciones que están a lo largo del Delta del Paraná, una nota para elevar a la Secretaría de Ambiente de la Nación en la que advertimos a todos los organismos involucrados sobre el gran riesgo de que, en estos días, haya una crisis enorme con respecto a los incendios en la isla”, adelantó Jorge Bártoli, de la organización El Paraná no se Toca.

A raíz de este panorama, aseguró que “están todas las condiciones dadas para que haya una tormenta perfecta. Porque el río ya está bajo y va a seguir bajo”.

“Muestra gratis”

La situación que se vivió en febrero, cuando proliferaron las quemas ilegales, y motivó incluso una denuncia penal por parte del municipio rosarino, pudo haber sido sólo “una muestra gratis” de lo que puede pasar, según graficó Bártoli. “Hay una enorme masa vegetal que creció en los últimos meses por no haber agua, que se va a secar por una cuestión de estacionalidad y eso es un riesgo inminente de que se queme. Lo veníamos advirtiendo individualmente y decidimos empezar a elevar esta voz de alerta por lo que va a pasar y por lo que sigue pasando”, aseveró. Respecto de las quemas, comentó que se guían por un sistema que tiene la Nasa, que monitorea focos de incendio en todo el mundo en tiempo real, con magnitud incluida.

A %d blogueros les gusta esto: